miércoles, 7 de marzo de 2012

Maconderías

Cuando me di cuenta de que la soledad me acompañaba y que podía prolongarse más allá de los cien años; cuando me di cuenta que en mi familia había muchos José Arcadio y Aureliano; cuando esperaba ver salir a mi tía levitando por entre el techo del baño, mostrando su desnudez; desde entonces me pregunto si todos los lugares, aun aquéllos que no queramos ver o recordar, tienen su parte de Macondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada