lunes, 12 de agosto de 2013

¿Grito, lamento, oración o queja? A propósito de Villaurrutia.


La escucho desgranando lenta y con pausas innecesarias su rosario. Tras cada Ave María, en cada Padre Nuestro su voz apagada, que no proviene de su garganta sino de sus entrañas, se asemeja más a un gemido, a un ronco sollozo que se extravía cuando pierde la cuenta y se adentra en sus sueños. 

Y cuando ha dicho "ya déjenme morir", me hace pensar si se tiene nostalgia por la muerte o si es ansiedad o anhelo de ella.

Pero si es nostalgia por la muerte, es una nostalgia que está habitada por una oposición múltiple: el sueño contra la vigilia, la conciencia contra el delirio, la voz contra el mutismo, la alegría contra la tristeza, la esperanza contra el sinsentido, la memoria contra el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada