domingo, 20 de abril de 2014

Soledad


Cuando las paredes se derrumben
perturbando a los sueños sus gemidos
mis labios habrán de posarse secos
en las mejillas dispersas del polvo.

Besos míos quedarán grabados
entre sus llagas duras y calientes

Sin más qué ver
unos ojos puestos en este rostro
por ahora mío
vagarán tras sus últimas imágenes

agitando al remanente de memoria.

Huauchinango, 1997.




La soledad, 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada