jueves, 3 de enero de 2013

La cucaracha egocida


Quiso ser mosca. No pudo. No resistió la atracción.

Jugó a ser tortuga. Su caparazón no le bastó. Quedó patas arriba.

Sería gaviota. ¡Cómo! Sin pico no hay picada.

Voló. Cayó en lugar de escretizar (en un bacín sin tierra no se aterriza).

Embarrada. Ahogada. En mi taza de noche.

Pinche cucaracha, cómo se fue a morir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada