martes, 12 de noviembre de 2013

Sor Juana

«Mujer que sabe latín ni tiene marido ni tiene buen fin». Esta frase resultaba lapidaria hace varios años, ahora no lo es. Fue una pesada carga para Sor Juana Inés de la Cruz. La monja que no nació siéndolo, pero que sí nació inteligente y, a lo largo de su vida, a cultivarla se dedicó. Sor Juana, la monja que fue tan religiosa como necesario le resultó, ¿pero lo suficiente libre e independiente como para no atarse a la religión?

Leer, reflexionar y escribir la hicieron internarse en los vericuetos pantanosos del lenguaje, en los senderos nunca rectos ni continuos sí alternos del amor. Tanto así que, conocedora de los sobresaltos que padece el espíritu, escribió: «En un amante no hay risa que no se altere con llanto».


Juana de Asbaje y Ramírez de Santillana nació el 12 de noviembre de 1651.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada